La manera en que vemos a papá

Publicado por Cris Mendoza el

 

Todos estamos acostumbrados a hacer (y ver) poemas y anuncios de televisión súper emotivos sobre mamá, pero, ¿y papá? ¿Por qué no se ponen a producir guiones lacrimógenos sobre su labor? ¿Él no tiene sentimientos?

 

Papá, esa figura que nos marca para bien o para mal.

 

A través de nuestros ojos

Es verdad, con los años vamos pasando por una serie de “relaciones” con nuestro padre... la típica de enamoramiento, en la que creemos que es el hombre más fuerte, donde es un ignorante que no sabe nada, cuando se convierte en ogro que sólo castiga o hasta en la que sentimos que finalmente nos entendemos como adultos.

 

Pero papi es nuestro papi. Sin importar cuántos años tengamos, hay hechos que no cambian. Nunca.

 

Él nos enseña a ser responsables y a solucionar problemas. Con él aprendemos que el tochito es una excelente manera de pasar un domingo. Y que no hay problema con quedarse dormido sentado.

 

También muchas veces gracias a él lucimos peinados exóticos (vanguardistas, les dicen) y las combinaciones más improbables en nuestro outfit.

 

Papá es espantador de monstruos y empujador de autos. Guía en caminos difíciles y hasta rescatador en metidas de patas. Es fuerte, guapo, nadie huele mejor que él y sus brazos siempre serán hogar.

 

También se convierte en el cargador perfecto a la cama cuando estamos ya dormidos o bien, nos hacemos los dormidos para que nos consienta mucho.

 

Es héroe y ejemplo, amigo y ogro. Fan y observador.

 

Papá es papá. A veces perfecto, a veces tan ¡no me entiendes! Justo, injusto, duro o suave.

 

O no. Quizá no ha sido nada de lo anterior, pero fue muchas otras cosas que sí, hay que recordar. Al fin y al cabo, él hace, ha hecho y hará lo mejor que puede.

 

Por eso, ¡gracias papito! Siempre serás mi roca y ejemplo para mí.

 

¡Feliz día del padre!

 

Siguiendo con esta dinámica de reconocerlo, ¡qué importa que sea uno o varios días! Siempre se vale parar  y decirle: eres especial para mí. Por eso, para ese héroe le tenemos algunos presentes:

 

Si es hacendoso, un práctico utensilio para pintar paredes.

 

Si es de los modernos que se sienta por horas contigo a jugar, ¿qué tal la nueva consola que tanto desea?

 

Si le gusta ponerse guapo, una loción que deje su huella.

 

Si es de los que nunca se le va el ritmo (siempre cool) un boleto para ver a U2 este octubre.

 

Si es de los incansables que se la pasan viajando todo el tiempo, una rasuradora portátil y bonita será un útil obsequio.

 

Por Cris Mendoza 

visita mi blog "Belleza & Estilo de vida"

 

 


0 comentarios

Deja tu comentario