Feliz Año 2018

Mitos, realidades y miedos al comprar por Internet

Para muchos, comprar por internet ya es LA manera de adquirir cualquier producto y servicio, pero aún existen personas a las que este tipo de transacción las pone nerviosas.

¿Hay razones para tener miedo?

Bueno, si es la primera vez que lo haces, es probable que sí tengas una razón: es desconocido. Y por lo tanto, no sabes cómo hacerlo. Quizá te sientas vulnerable. O sientas que no llegarán tus compras. Mil razones habrá, pero no te preocupes, vamos a contestar preguntas frecuentes sobre el tema.

¿Por qué debería de comprar online?
Es sencillo, cómodo, práctico y puedes tener en la puerta de tu casa lo que quieras, desde casi cualquier esquina del mundo (si fuera cuadrado, claro). Las posibilidades son inmensas. Y sí, ya que le agarras la onda, es muy fácil.

¿Seré estafado?
Siempre existe un margen de posibilidad de que caigamos en engaños… en vida cibernética y vida real. Así que es importante que visites sitios confiables y con buena reputación. Pero no te asustes, hay muchísimas opciones seguras de e-tailers (vendedores online).

¿Qué pasa si no me gusta el producto?
Como en todo, si no te gusta: o te aguantas o haces algo al respecto. Investiga las políticas de garantía y devolución. Que no te dé pena escribir y pedir un reembolso. Lo he hecho en un par de ocasiones sin problema alguno. Si de plano no lo puedes devolver, busca quién lo quiera, es posible que alguien más te lo compre.

Un tip casi infalible que aprendí de @dancampos es leer las reseñas de los usuarios: tanto del vendedor (en lugares de multivendedores, como Amazon) y del producto en sí. Existe una gran cantidad de videos de YouTube y entradas de blogs con reseñas de productos que te ayudarán muchísimo a la hora de tomar una decisión. Visítalos y hazte una idea de qué es lo que vas a recibir.

¿Mi información está segura?
Insisto, si es un sitio de confianza, como Easy Shop, tus datos están bien resguardados. Si no te seduce la idea de dar tu número de tarjeta de crédito, usa un intermediario, como PayPal. Con ellos, tienes doble seguro de que tus datos no andan por ahí en la red, saltando de mano en mano.
Un consejo: llena sólo los campos que tengan un asterisco, es decir, los que son forzosos. Entre menos información haya sobre ti, mejor.
Eso sí, procura que tu conexión a Internet sea segura. Para esto no está de más tener un buen protector de virus y no compartir tu Wi-Fi y computadora con cualquiera.

Ajá, pero ¿cómo sé cuáles son sitios de confianza?
Bueno, como decía antes, que sean páginas reconocidas y recomendadas. También las marcas y tiendas tienen sus opciones en línea, pero ten cuidado de que sean las reales, generalmente que terminen con .com. Al momento de ir a la compra, checa que la dirección del sitio web inicie con HTTPS://, en lugar del típico HTTP://, esto significa que estás entrando a una web segura.

Por si las dudas, pon atención en tus estados de cuenta para asegurarte que no te hagan cargos sorpresa.


Ventajas:
• ¡No hay horarios! Y puedes comprar en pijama.
• Lo recibes en la puerta de tu hogar o de tu oficina.
• No lidias con tumultos de gente, ni colas, ni vendedores de mal humor.
• Puedes comparar precios en distintos sitios.

Desventajas:
• Si adquieres ropa o calzado siempre te arriesgas a que la prenda no te quede bien. Así que antes de saldar tu carrito de compras, insisto, lee las políticas de devolución o cambio. Más vale.
• A veces no hay quien te resuelva tus dudas.
• Gastos de envío. Pueden elevar muchísimo tu cuenta final, así que tómalos en cuenta.

Te invito a que te sumes a esta manera de comprar, de verdad que es segura siempre y cuando tomes en cuenta todo lo anterior. Además, es práctica y puedes encontrar ofertas fantásticas y productos increíbles.

Por Cris Mendoza 

visita mi blog "Belleza & Estilo de vida"